Se trata de un hábito involuntario en el cuál apretamos o rechinamos los dientes sin propósito funcional alguno, de esta forma se deterioran tanto las piezas dentales como el hueso y encía que sufren un exceso de fuerza sobre ellos.

Te realizamos un estudio personalizado con un tratamiento a tu medida. 

Si te levantas con dolor mandibular o dolor de cabeza, visita tu dentista y que te hagan un diagnóstico en el cuál se compruebe si estás sufriendo de bruxismo, toma las medidas oportunas antes de que sea peor.