Se trata de una especialidad que se dedica al estudio, prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de las enfermedades congénitas o adquiridas de toda la estructura facial.

La cirugía muchas veces es necesaria para abordar y eliminar enfermedades, sanar heridas o lesiones (como por ejemplo quistes), y en el caso específico de la boca, para extraer piezas incluidas en el hueso (muelas del juicio, colmillos incluidos en el paladar…), retirar frenillos dañinos, etc. 

Cualquier remodelación o actuación que se realice sobre tu hueso tiene un período de cicatrización mínimo de cerca de 3 meses.

Es necesario que se cumplan los plazos para que los resultados sean duraderos y estables.

Los procesos quirúrgicos actualmente están muy controlados y pensados para producir el menor trauma postquirúrgico posible, con el fin de que la cicatrización sean lo más rápida y efectiva, y las molestias que sufra el paciente sean prácticamente nulas.

Si tienes que realizarte alguna intervención, ponte en contacto con nosotros y te informaremos detalladamente de todo lo que hay que hacer para que tu recuperación sea rápida.