Se trata del procedimiento que utilizan los odontólogos para eliminar, en parte o en su totalidad, la pulpa del diente y sellar el conducto pulpar. 

Es un tratamiento muy fácil de evitar visitando regularmente a tu dentista.

Si necesita una endodoncia, significa que el daño que ha recibido tu diente es tan profundo, que será necesaria una reconstrucción completa del diente (en el 80% de los casos) para recuperar la estética y la función masticatoria de la pieza tratada.

Hazte una revisión anual y de esa manera podrás prevenir muchas enfermedades innecesarias.